don isidroTras varios días de intensa búsqueda, el equipo de Librumface pudo localizar en la ciudad de Salto, a Isidro Duarte Aguirre, reconocido militante del Partido Nacional que no es ni será precandidato a la presidencia por su partido. La dura tarea se vio recompensada por la oportunidad de conocer a una persona que amablemente nos invitó a su casa y nos dio la posibilidad de conocerlo. "Entonces es usted..." fue nuestra primera frase al encontrarnos cara a cara con Don Isidro. Consciente de su particular condición, nos contestó: "Efectivamente, ¿y ustedes se van a quedar parados ahí, con la boca abierta, como si estuvieran viendo un ovni? Pasen...".

luis alberto de herreraCasado, padre de tres hijos y abuelo de cinco nietos, podemos decir que Duarte es un hombre feliz. Comenzó su militancia social en 1953, dentro de la Liga Federal de Acción Ruralista de Benito Nardone (conocido también como Chicotazo) dirigente al que, según sus propias palabras "admiraba profundamente". Tras la unión política de la Liga Federal con el sector de Luis Alberto de Herrera (ver imagen a la derecha) en 1958 y después de la muerte de Nardone, Duarte continuó militando en el herrerismo hasta el día de hoy. 

Varios mates e historias después, fuimos al punto por el cual no acercamos a él: ¿por qué no será precandidato del Partido Nacional a la presidencia de la república? Tras tomarse unos segundos para reflexionar, contestó: "yo estoy muy contento con mi lugar dentro del partido. Ya tuve oportunidad de ser edil un par de veces, fui suplente de diputado en las elecciones del 71. En lo personal no necesito nada más, ni creo que lo necesite de acá a tres años. Espero que mis compañeros del Herrerismo, y del Partido Nacional todo, entiendan mi posición y la respeten". Y finalmente agregó: "además, creo que sería importante que los actos también tengan público, ¿no les parece?" (risas).

Después de una cordial despedida, nos retiramos con la satisfacción de haber conocido a alguien que, a pesar de su situación tan particular, sigue siendo el mismo que se acercó a su partido, allá por 1958.

Compartir