kim(Washington DC, EEUU, Agencia EPS) En una improvisada conferencia de prensa realizada en un local de Mc Donald’s, mientras realizaba la colación de la tarde, el presidente de la gran democracia del norte, Donald John Trump declaró a los medios allí presentes que Corea del Norte posee la máquina de manipulación del clima y que los últimos huracanes de este año (a saber Harvey, Irma y José) fueron dirigidos desde Pionyang para que su efecto devastador afectara especialmente a los Estados Unidos (el dijo América, pero todos entendimos). Según el mandatario, que Irma haya afectado también a Cuba y que el destino de José aún sea incierto, no es más que el resultado de un conjunto de malas operaciones de los norcoreanos y de que se trataría de una maquinaria algo obsoleta, seguramente de origen soviético.

Mientras merendaba livianamente dos Sweet BBQ Bacon, con doble porción de papas y malteada extra de chocolate, el presidente Trump dejó fluir (entre bocado y bocado) su natural verborragia. Comenzó negando que la seguidilla de huracanes de gran porte sean producto del cambio climático: “eso del cambio climático es cosa de chinos y comunistas gay que ponen piedras en el camino de nuestro proyecto de hacer a los Estados Unidos más grande de nuevo”. Sin dejar repreguntar, continuó (en este caso con la boca llena de papas): “Guf elafrtuf glsfffs (tragó) que Corea del Norte maneja una máquina de clima que hace que los huracanes sean más grandes y violentos, así me lo hizo saber uno de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) al que todavía no eché”, concluyó (una de las hamburguesas).

Consultado sobre el origen de la, hasta hoy, desconocida máquina del clima, Trump respondió: “Sabemos que la ex URSS poseía esa máquina y que hoy la tiene Kim Jong Un. Ustedes se preguntarán por qué sé que la máquina es de los rusodsfsdsdfgd (más papas). Simple, ¿quién se solidarizó inmediatamente con los cubanos después de que los inoperantes norcoreanos no lograron eludir la isla? Rusia”, tras lo cual bebe un trago de malteada y sonríe con cara de haber descubierto algo importante.

Finalmente, al preguntársele cómo enfrentar esta situación, el presidente Trump respondió (haciendo ruidito con el último sorbo de la malteada): “Así como pusimos a nuestros mejores tiradores a dispararle a Irma, utilizaremos cada hombre que quiera defender a nuestra nación de los embates de esos amarillos comunistas. No tenemos miedo porque sabemos que un espíritu noble ‘agrandece’ al hombre más pequeño”, sentenció para luego retirarse del local de comidas rápidas.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Uno de los tres expulsados por ser “demasiado bello”, es uruguayo

Cristina subió la apuesta: “Artigas no sólo quería ser argentino… ¡No quería ser uruguayo!”

La ANEP estudia la posibilidad de prolongar a un mes las vacaciones de Julio

Compartir entrada en WhatsApp

Buscar en Librumface