Librumface

 

 

 

 

ciclista(Adelaida, Agencia EPS) Según un estudio de la reconocida Universidad de Nosnor (Adelaida, Australia), “el contenido de una nota periodística tiene una relevancia que casi nunca supera el 20%, mientras que el 80% de la atención restante se centra en el título y en las imágenes que acompañan la nota”. La brecha porcentual tiende a agravarse, con creciente uso de las redes sociales. La Universidad de Nosnor realiza este estudio desde 1984, y los datos obtenidos desde esa fecha, no hace más que corroborar esa afirmación.

El estudio está enmarcado en una investigación sobre los hábitos de lectura en las sociedades contemporáneas, y cómo se logra tener posición tomada sobre cualquier noticia con cada vez menos información. El director en jefe de la investigación, Dr. Henry Catull, entrevistado por nuestra agencia afirmó: “Realizamos este mismo estudio desde hace casi treinta años, y los resultados son peores, año tras año. Cada vez es menos la cantidad de información que la gente necesita para sentirse ‘informada’. Y no quieran saber cómo se puso esa curva cuando entraron en escena internet y las redes sociales”, afirmó.

Quizás por defensa corporativista, quizás por falta de credibilidad, exigimos que el Dr. Catull fundamentara los resultados de sus estudios. “No hace falta demostrar nada, pueden comprobarlo ustedes mismos”, señaló. “En lugar del título natural de una entrevista como esta (por ejemplo, ‘La gente le da más importancia a los títulos de las notas que a sus contenidos’) prueben ponerle ‘Tener sexo sobre una bicicleta en marcha, aumenta la probabilidad de morir’ y luego contabilicen las veces que se lee esta nota, con respecto a las otras. Después me cuentan”, concluyó. Como ya sabe el lector, eso hicimos.

Finalmente, consultamos sobre los motivos que llevan a la sociedad a tener ese comportamiento cada vez menos profundo. Nos respondió: “Es una pregunta recurrente. ¿La humanidad es menos reflexiva, más estúpida, menos racional o más acelerada? Y mi respuesta es siempre la misma: ¿Por qué la “o”? (risas)”.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Kusturica: "la película de Mujica corre riesgo de no salir por quedarnos sin el apoyo estatal"

Dramático: un joven heterosexual tocó el cartel de Montevideo y se volvió puto

La FIFA prepara una reparación moral y económica a Luis Suárez


Compartir

Buscar en Librumface