estadio capConocidos son los vínculos del delantero uruguayo Diego Forlán con las más altas esferas del mundo empresarial y deportivo, por eso la noticia no sorprende: gracias a su gestión, el Club Atlético Peñarol tendrá en su nuevo estadio aire acondicionado y un techo que oficiará de generador solar permitiendo la autosuficiencia energética. Estas tareas en el Campeón del Siglo no tendría costo para Peñarol y comenzarían después de finalizar el aurinegro su participación en la Copa Libertadores, sin que las mismas interfieran en la utilización del estadio para el torneo local. Volviendo al balón de oro del mundial de Sudáfrica 2010, pudimos saber que fue él quien se encargó personalmente de acercar a grupos inversores árabes y japoneses que utilizarán el estadio aurinegro como banco de pruebas para futuras obras en los estadios del Mundial de Catar. Sin embargo no todo es color de rosa. En efecto, uno de los socios financieros del proyecto, el jeque catarí Abi Al-Drobá condicionó su participación a que se respete su cultura y las mujeres se abstengan de concurrir al Campeón del Siglo por el período de pruebas del sistema (tres años)

Fuentes generalmente bien informadas, hicieron saber a este medio que el financiamiento para el proyecto de implementar la tecnología de punta en el nuevo estadio de Peñarol correría por cuenta del jeque Abi Al-Drobá (muy amigo del astro oriental), propietario de un equipo catarí cuyo nombre no estamos autorizados a develar y Yanmar Okuma, dueño del Cerezo Osaka y de varias empresas vinculadas al rubro del acondicionamiento térmico

La iniciativa histórica implicaría cerrar completamente el estadio, y dotarlo con la infraestructura para climatizarlo a unas temperaturas que irían entre 5 grados centígrados en verano, 32 en invierno. La condición es que se permita monitorearlo durante tres años, tiempo necesario para que la KAUST (King Abdullah University of Science and Technology, el LATU árabe) pueda aprobarlo para su utilización Copa del Mundo de la FIFA de 2022.

 

La nueva obra demandaría una inversión de 235 millones de dólares, y una duración estimada de otros dos años para la inauguración, y el costo correría por cuenta del jeque árabe, con la tecnología japonesa de Okuma, que a su vez dotaría la obra con un techo solar para la autosuficiencia energética.

Consultados integrantes de la directiva aurinegra, declinaron amablemente a hacer declaraciones sobre el tema, al igual que el futbolista. Quien sí habló sin tapujos sobre el proyecto fue Abi Al-Drobá, pero lamentablemente su respuesta fue en árabe y no le entendimos nada. El japonés Okuma, en cambio, nos comunicó muy amablemente y en un perfecto inglés que por el momento se excusaba de hacer comentarios al respecto.

El único inconveniente que nos impide dar por hecho el proceso de climatización del estadio de Peñarol nos llegó por personas cercanas a la esposa de Diego Forlán. En efecto, dichas fuentes señalaron que el obstáculo que podría tirar por la borda el proyecto es la costumbre árabe de que las mujeres no participen en espectáculos deportivos, situación que el jeque exigiría mantener en el estadio mirasol durante esos tres años de prueba. Esta condición es inaceptable para la directiva aurinegra, pero el acuerdo no se descarta aún porque el jeque estaría dispuesto a ceder que las damas dispongan de una sala para ver el partido, detrás de la tribuna que correspondería a la Amsterdam, dotada con pantalla gigante.

Para finalizar, se pudo saber que la dirigencia aurinegra no tomará decisión alguna sobre el tema hasta después de inaugurado su flamante estadio.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Dramático: un joven heterosexual tocó el cartel de Montevideo y se volvió puto

La FIFA prepara una reparación moral y económica a Luis Suárez

UNASEV responde a la solicitud de Sturla de flexibilizar tolerancia: “que realicen la misa con jugo de uva”


Compartir

Buscar en Librumface