pokemaraton(Río de Janeiro, Brasil, Agencia EPS) Se han encendido todas las alarmas en la ciudad olímpica de Río. En efecto, un trascendido en los medios vinculado a que un grupo de hackers, cercanos a la Sociedad Protectora de Mascotas Virtuales (SPMV por sus siglas en español), inundaría la ruta de la maratón de pokemones fue el detonante. En el día de hoy, un grupo de expertos en seguridad informática están verificando la posibilidad de que la amenaza sea cierta y, de confirmarse esto, no se descarta que se cambie el recorrido de la competencia de 42.195 metros.

Un mensaje publicado en el periódico japonés Yomiuri Shimbun, que da cuenta de que un grupo de hackers que se hacen llamar Los Custodios Verdes promete inundar la trayectoria de la maratón masculina con pokemones, encendió las alarmas en la seguridad de la organización de Río 2016. La organización (vinculada a la Sociedad Protectora de Mascotas Virtuales) expresó su profundo malestar por el sufrimiento a lo que someten a cientos de millones de pokemones en el mundo, encerrados en un envase a todas vistas más pequeño que ellos mismos. Los Custodios Verdes prometieron hackear los servidores de Pokemon GO para llenar la ruta de la maratón con pokemones legendarios y, en consecuencia, de zombies que sólo tendrán los ojos para su celular en el camino de los deportistas. “Les vamos a arruinar la carrera”, señalaron.

Consultados por esta agencia sobre la posibilidad de fracaso del operativo al hacerse público, un integrante del comando ciberterrorista se sonrió (en realidad suponemos que lo hizo, porque tenía un pasamontañas puesto) y respondió: “tenemos ya 3.500 custodios verdes que estarán instalados en todo el recorrido de la maratón. Si falla el plan A (que no va a fallar), nuestros compañeros en Río lanzarán todos los inciensos (“arma” que atrae a los pokemones) al mismo tiempo, generando el mismo efecto. Tenemos que dar una señal clara: ¡basta de maltratar a esas pobres criaturas! ¡Libertad para los pokemones!”, sentenció.

Conscientes del caos que se provocaría, los integrantes del Comité Olímpico Internacional (COI por su sigla en español) iniciaron una serie de contactos con la empresa Niantic (propietaria del famoso juego) para que retirara los monstruos de la zona durante la competencia. Según pudimos saber, las gestiones resultaron un rotundo fracaso porque el COI no quiso hacerse cargo de los cientos de millones de dólares que podría perder la empresa si los pokemongers (jugadores de Pokemon GO) se enteraran de que una carrera tonta es más importante que ellos. Situación similar se vivió ante las solicitudes de bloqueo de señales de los celulares durante la competencia.

La tensión en el aire se corta con un cuchillo: los hackers prometen inundar de pikachus la ruta de la maratón (y de trastornados que cruzarían la Quinta Avenida a las 5 de la tarde, en mitad de cuadra, sin dejar de mirar la pantalla de su celular), el COI está manejando la posibilidad de crear una “ruta sorpresa” para despistar a los terroristas, los deportistas le rezan a la imagen de Vanderley de Lima, la hija de Julio Ríos anunció que se dedicará a cantar cumbia pop. Miedo, horror, consternación; la diferencia entre unos juegos olímpicos exitosos y un rotundo fracaso. Sólo el tiempo lo determinará.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Paraguay: Se prohibió el ingreso del presidente uruguayo José Mujica a una recepción oficial

Falcao ratificó los dichos de Giménez: "No pude concentrarme en todo el partido, me volvió loco"

El resultado de una encuesta llevaría a Raul Sendic a reconsiderar su opción sexual


Compartir

Buscar en Librumface