pelussoEl presidente del Club Nacional de Fútbol, Eduardo Ache, se encuentra absolutamente comprometido con la situación que está padeciendo su club, desde Río de Janeiro. Muestra de ello es que, tras enterarse de que el actual técnico del club (Gerardo Pelusso) utiliza un celular Nokia 1100, ordenó que se le comprara un teléfono inteligente para poder despedirlo utilizando alguna de las aplicaciones más conocidas en comunicaciones, WhatsApp o Line. Consultado sobre la posibilidad de evitar el gasto enviando un simple mensaje de texto, Ache se negó enérgicamente: "Esas son cosas de otros equipos, Nacional no las hace".

Tras las consultas de rigor que suele realizar el presidente del club tricolor a su tarotista de cabecera, Ache emprendió un viaje relámpago a Río de Janeiro, el sábado previo al clásico. Una vez conocido el resultado histórico de 5 a 0 en contra que le propinó el Club Atlético Peñarol, visiblemente preocupado y sin salir de su hotel con vista al mar, se comunicó con sus compañeros dirigentes para poder ponerse en contacto con el técnico y despedirlo utilizando una aplicación de mensajería por internet. Es en ese momento que recibe la trágica noticia: Pelusso no cuenta con un celular apropiado para instalar ninguna de las opciones más conocidas y si quería echarlo, debía hacerlo por mensaje de texto. Fuentes cercanas a Ache comentaron que el presidente explotó al escuchar eso: "de ninguna manera vamos a echarlo por SMS. Esas son cosas de otros equipos, Nacional no las hace, ¿tenemos dignidad o qué?", indicó en un tono más agudo de lo habitual, producto del efecto del daiquiri de maracuyá.

En búsqueda de alternativas, directivos tricolores propusieron enviarle un mail. Ache se negó nuevamente, aduciendo que el correo electrónico resulta demasiado frío para comunicar algo tan importante. Las distintas opiniones se fueron vertiendo hasta llegar a la mejor posible: regalarle un smartphone al Cono Pelusso con las aplicaciones instaladas y poder así seguir adelante con la idea original. El único pedido del presidente es que no fueran a comprar uno muy caro: "con uno chinito alcanza, hay que cuidar las arcas del club... Sí, Chandon por favor... No Chandon le pedí al mozo, no hay celulares con esa marca. ¡Vayan ya!", señaló.

Según las mismas fuentes, la comunicación del despido se efectivizó el lunes 28 de abril, alrededor de las 21:00 horas, pero finalmente, ante la incapacidad de los dirigentes de instalar cosa alguna en el teléfono, la comunicación se realizó vía Telegram (que ya venía preinstalado en el equipo).

Seguiremos informando.


Compartir