brasil camiseta 2014(Rio de Janeiro, Agencia EPS) Tras la histórica derrota 1 a 7 contra la selección de fútbol de Alemania, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF, por sus siglas en portugués) está considerando seriamente la posibilidad de volver a modificar el color de su camiseta. Hasta el 16 de julio de 1950, día del triunfo de Uruguay sobre la potencia sudamericana (evento conocido como "el maracanazo"), Brasil jugaba con camiseta oficial blanca y la derrota contra los "charrúas" provocó el reemplazo del blanco por la popular "verde amarelha". Sin embargo, las razones para este segundo cambio son bien diferentes a aquellas de mediados del siglo pasado, más cercanas a lo económico que a lo místico/deportivo.

La empresa deportiva que viste a la selección brasileña, una vez finalizado el partido con Alemania, se comunicó telefónicamente con el presidente de la confederación de ese país (Jose Maria Marin) solicitando que se estudie la posible modificación del color de la camiseta. Según fuentes cercanas a la empresa, la charla tuvo ribetes de violencia inusitados. En efecto, Marin defendió el mantenimiento de los colores actuales, motores del resurgimiento del Brasil pentacampeón del mundo y que no se puede cambiar cada vez que se dé un tropezón. Lejos de entender las razones esgrimidas por el dirigente brasileño, el representante de la empresa arremetió con los siguientes argumentos (textuales según la fuente): "A ver, querido, tenemos 153 millones de camisetas de Brasil prontas para salir al mercado en el mundo entero. Y más allá de que la mano de obra es casi gratis y, después de lo de Alemania, el precio al que la podemos vender no cubre ni los costos del material... ¡Tres millones de camiseta de Fred hicimos, tres millones! Ahora, si ustedes cambian el color por rojo, negro... ¡o vuelven al blanco!, tenemos la chance de colocarlas como la 'histórica casaca de Brasil', ideal para los nostálgicos o para los rebeldes que no acepten el cambio. Algo hay que hacer, y depende de ti. Estás avisado, ¿se entiende?", finalizando abruptamente la charla.

Si bien Marin no reconoció públicamente esta charla, personas cercanas al presidente de la CBF informaron que la misma sí existió, y la exposición de la empresa caló hondo en el directivo y no extrañaría a nadie que en la reunión de evaluación del mundial, el tema de cambiar el color de la camiseta oficial esté en el orden del día.

Seguiremos informando.


Compartir