brasil 2014Pasados ya algunos días de la eliminación de Uruguay del mundial de Brasil y tranquilizados los enojos producto de la derrota, creemos estar en un momento ideal para pasar raya, dejar atrás los sinsabores por no poder reeditar la gesta de 1950 y concentrarnos en las cosas positivas que esta justa deportiva nos ha dejado, que (como verán) no son pocas. Despójese de la bronca, mire el vaso medio lleno y convendrá con nosotros que si bien no logramos hacernos de la copa, igual se rescataron cosas positivas. Vea si no es así...

- Durante más de cuarenta años, la FIFA hizo lo que se le antojó con el fútbol: arregló partidos y campeonatos, vendió sedes de mundiales al mejor postor, no permitió que la justicia o el gobierno de un país se metiera en sus decisiones so pena de expulsar a su asociación y, mientras tanto, "nobody told me nada". Sin embargo, en sólo unos pocos días, todo el periodismo deportivo uruguayo y la gran mayoría de la aficionados descubrieron que la organización del balompié mundial es un grupo corrupto y mafioso. Aprendieron más rápido que con el método ILVEM, excelente.

- Brasil 2014, sin proponérselo, nos brindó conocimientos de cultura general. Por ejemplo hoy, en Uruguay, todo el mundo sabe que existen países llamados Islas Cook y Reino de Tonga. Si nos sale una de esas opciones en el Preguntados, no le vamos a errar. Punto para el mundial (y para nosotros en el jueguito en cuestión).

- En medio de una campaña electoral que tendría que durar más de un año, el mundial logró generar una pausa de un par de semanas, que no es poco. Y a pesar de que nuestros políticos intentaron torcerle el brazo a la realidad con la designación de Larrañaga y Sendic en las fórmulas del Partido Nacional y Frente Amplio, respectivamente. ¡Sí! ¡En serio son esos los candidatos! ¿Vio lo que consiguió el fútbol? Ni se había enterado... No, Bordaberry todavía no eligió vice.

- ¿Usted tiene que enfrentar un proceso judicial y había pensado gastar una fortunita en Barrera o Balbi convencido de que iba a contar con la mejor asistencia legal del mundo? ¿Vio la plata que se ahorró? Agradézcaselo al mundial.

- Pueblo poco patriota el uruguayo, si los hay. No es necesario hacer una encuesta para saber que a la gran mayoría de nuestros compatriotas sólo les interesa saber si un feriado es laborable o no. Y junto con ese poco apego a las conmemoraciones, uno de los rubros que más importa en este siglo XXI es inexistente: el Merchandising de la Patria... hasta que llega el mundial. Ahí sí resurge victoriosa la nación y las banderas uruguayas brotan de la tierra, poblando balcones, ventanas y autos. Los futboleros, los patriotas que están frustrados (la mayoría del tiempo) por la desidia general y los fabricantes chinos de banderas, todos felices. Win win.

- Los terrenos y las propiedades en la Costa de Oro tienen los precios por las nubes. Sin embargo, gracias al mundial y su tribunal de penas, hay una casa en la rambla de Lagomar que te la tiran por la cabeza por dos pesos. Es cierto, es una sola, pero principios tienen las cosas. Quién le dice que no haya otro jugador celeste que esté en la misma situación y sigan apareciendo ofertas, antes de sufrir algo parecido a lo de Suárez.

- Finalmente, lo más importante: quedarnos en octavos truncó la euforia que podía llevarnos a cometer la locura de comprar las ajustadísimas camisetas que diseñó Puma para Uruguay, preciosas para lucir en cuerpos estilizados mas no para nuestro biotipo. Llegar a la semifinal nos habría convertido en país poblado de butifarras celestes. Gracias FIFA, gracias Colombia, gracias mundial.

La lista anterior es sólo una muestra de todas las cosas buenas que este mundial nos dejó, más allá de la derrota. No nos cabe la menor duda de que usted sabrá encontrar más ejemplos, y seguramente serán mejores que los nuestros (lo que no es ningún mérito, vale aclarar).

Seguiremos informando.


Compartir

Buscar en Librumface