urnasDiferentes politólogos e integrantes de empresas consultoras vinculadas al tema en el Uruguay, no dudan en calificar las consecuencias del drástico recambio generacional en los partidos políticos de nuestro país como "terribles" o "catastróficas". En una rápida ronda de consultas a diversos técnicos, la sensación generalizada es que hubiera sido mucho más productivo para el sistema político organizar la llegada de nuevos nombres de manera más gradual, cosa que no ocurrió. "Darle la espalda a las viejas generaciones es desconocer el brillante pasado democrático uruguayo", sentenció uno de nuestros entrevistados.

Patricia Grucci Vivian, encargada de relaciones públicas de la consultora Cifra, fue categórica al analizar la situación: "borrar de un plumazo a las personas que integraban la primera línea de todos los partidos políticos es un error garrafal. Se les envía a los ciudadanos un mensaje terrible: las personas tienen vencimiento, lo que hicieron nuestros mayores no sirve, úselo y tírelo. Yo estoy de acuerdo con el recambio, pero manteniendo cerca a quienes hicieron tanto por su sector". Consultada sobre los motivos que llevaron a todos los partidos a realizar semejante "barrida" de nombres, Grucci Vivian respondió: "no lo sé. Con Luis (González, director de Cifra) analizamos mucho el tema y no supimos discernir sobre la razón que llevó a los partidos a esta decisión. Puede ser que los partidos políticos uruguayos hayan entrado en una especie de 'adolescencia', necesidad de mostrar una nueva cara a sus votantes... ¡Fijate que hasta anuncian con bombos y platillos, por ejemplo, la llegada de un actor de stand up a su sector! Sea como sea, darle la espalda a las viejas generaciones es desconocer el brillante pasado democrático uruguayo. Y eso es catastrófico", concluyó.

Otro de los entrevistados, el politólogo Leonardo Villalba Veloso, va en la misma línea que Grucci Vivian: "es terrible, una pésima señal la que están dando todos los partidos políticos en este momento. Parece que el Frente Amplio y los partidos fundacionales no tuvieron pasado, y si lo tuvieron es mala palabra. Uno repasa las listas del 2009, del 2004, del 99, o hasta de veinte años atrás y las compara con las personas que aparecen hoy y se queda helado. ¿Qué pasó? ¿Nadie hizo las cosas bien en estos veinte años como para permanecer en la línea de vanguardia de su sector?", sentenció.

Sobre las consecuencias de esta actitud de dramática renovación de los planteles políticos uruguayos, ambos especialistas coincidieron en calificarla como una verdadera catástrofe, que redundará en una pérdida de identidad y calidad del sistema democrático. "Árbol sin raíces no aguanta parado ningún temporal" dijo el dúo Larbanois-Carrero. ¿Será así?

Seguiremos informando.


Compartir

Buscar en Librumface