corredor garzonLa Intendencia de Montevideo (IM, por su sigla en español) tiene casi todo pronto para poner en marcha el proyecto de conversión del Corredor Garzón en una vía rápida. La propuesta incluye varias modificaciones a su situación actual, siendo la principal que la circulación tenga un único sentido en un horario y el contrario en otro (de acuerdo al volumen de circulación). La comuna tenía previsto dar a conocer esta noticia el mismo día de la inauguración del Corredor General Flores, en los próximos meses. Sin embargo una práctica recurrente de las últimas semanas (la filtración de datos, charlas y llamadas telefónicas) impidió que se cumpliera el objetivo, llegando así a los medios antes de lo esperado. La propuesta de reestructura del Corredor Garzón ya contaría con la aprobación de los principales directores de la comuna y del propio Daniel Martínez, según pudimos saber por fuentes generalmente bien informadas.

El Proyecto Garzón Rápido (tal es su nombre) surgió tras la visita de Daniel Martínez a Alemania, más concretamente a la ciudad de Düsseldorf. En ese lugar pudo ver, siempre según nuestra fuente en temas municipales, el funcionamiento de la Hüttenstraße L55 (una de las vías rápidas de la ciudad). Grande fue su sorpresa al constatar que, en el corredor, los omnibuses transitaban en un sentido en las horas de la mañana, durante una hora permanecía inactivo, y luego funcionaban en el sentido contrario durante parte de la tarde y noche, acompañando la dirección de la circulación más intensa. Inmediatamente realizó las consultas del caso, analizó las características y, al llegar a Montevideo (unos días más tarde de lo previsto como consecuencia del estudio en profundidad del funcionamiento de la Hüttenstraße L55), trasladó la idea a una comisión de trabajo que rápidamente presentó el documento con las bases del Proyecto Garzón Rápido.

En líneas generales, el informe señala que los cambios al actual formato del Corredor Garzón incluyen modificaciones en los semáforos existentes, la instalación de nuevas paradas (para cuando los buses transiten fuera del corredor) y la construcción de varios cruces elevados para peatones en puntos importantes del recorrido. Según los cálculos del mismo informe, en menos de un año estaría pronto para funcionar bajo la nueva modalidad.

Más allá de aspectos técnicos que abundan en el documento, en su parte final se destacan los pros y contras de llevar adelante este proyecto. Entre las cosas a favor se destaca que el costo del tránsito del actual Corredor Garzón a la Vía Rápida Garzón no superaría los veinte millones de dólares, contándose además con un préstamo blando de un banco europeo para financiarlo. El principal efecto negativo de la obra sería las posibles molestias que se les generarían a los vecinos. Pero, en este caso, el informe va más allá de una constatación y se atreve a sugerir que debe primar el beneficio de todos los montevideanos por encima del malestar de una pequeña parte de la población, por poco tiempo.

Quisimos acceder a alguna voz del oficialismo que confirmara o desmintiera la veracidad de este escrito. Lejos de obtener resultados, nos retiramos con más dudas que las que teníamos al ingresar al Palacio Municipal, siendo lo más parecido a una respuesta: "vas a tener que esperar hasta que inauguremos el Corredor General Flores para ver si es cierto" (frase emitida entre sonrisas por una directora municipal, cuyo nombre solicitó no ser mencionado).

Seguiremos informando.



Compartir

Buscar en Librumface