translate(Manzanillo, México, Agencia EPS) Curiosa y dramática es la situación le ha tocado vivir a Gloria Esther Castillejo, habitante de Manzanillo en el estado de Jalisco (México): una serie de fallidas comunicaciones a través de las redes sociales con el rumano Klaus Victor Sârbu, provocó la llegada del europeo al domicilio de la dama (valija en mano) con la intención de instalarse en él... sin saber que ella se encontraba felizmente casada y siendo madre de tres hermosos niños. El error, según declara una indignada Castillejo, habría radicado en malas traducciones de Google de los mensajes, lo que terminaron provocando el malentendido. Quien no vio malentendido alguno fue Romualdo Jonás Tute, esposo de Gloria, que ya se retiró del hogar familiar y piensa solicitar el divorcio. Por su parte, Castillejo no descarta llevar adelante un juicio por daños contra el gigante informático, hecho que se confirmará en los próximos días.

Según Gloria Castillejo, todo comenzó en un curso de rumano que decidió tomar hace unos meses, en su ciudad. En dicho curso, el profesor recomendó que se establecieran contactos con nativos de Rumania para mejorar el uso del idioma. "Probé en varias redes sociales sin éxito", nos cuenta Gloria, "hasta que en Tinder conocí a Klaus. Le expliqué, como pude, de mi interés por comunicarme con él para perfeccionar mi rumano e inmediatamente me respondió, con mucho entusiasmo, 'da da da daaaaa daaaaaa' que es 'sí', en su idioma", comentó.

"En un principio todo fue muy fácil", continúa narrando Castillejo, "yo 'chapuceaba' frases en rumano y claramente Klaus las entendía, aunque casi siempre me respondía lo mismo: 'da da daaaaa, foto, fotooo, fotoooo nuuuud', letra más, letra menos". Tras una pequeña pausa, producto de su angustia, continuó: "evidentemente mi rumano era muy básico, y me repetía mucho, porque siempre recibía respuestas muy parecidas. Fue entonces que decidí dar un paso más allá de mis conocimientos y utilicé el traductor de Google. Fue en ese momento que la charla amistosa tomó un rumbo diferente, se hizo más amena. Yo le escribía y Klaus me respondía con mensajes más complejos que, por supuesto, también traducía con la misma herramienta. Pero tanto lo que le enviaba, como lo que yo recibía era de la más pura inocencia, según mi lado del traductor, claro (risas)... Todavía no logro entender qué hizo Google para que Klaus pensara que le estaba sugiriendo una relación y que se viniera a vivir a mi casa. Estoy felizmente casada... O estaba, no sé (solloza)... Y amo profundamente a mi esposo", afirmó.

¿Por qué su marido no sabía de la existencia de un rumano llamado Klaus en su vida?, le preguntamos: "no vi ninguna razón para poner a Romy (Romualdo) al tanto de mi vinculación con Klaus. Era una persona lejana con la que chateábamos amablemente en la madrugada, sin ninguna mala intención. Además quería sorprender a mi esposo, si viajábamos a Europa, mostrándole lo bien que me iba con el rumano. Y si le avisaba, iba a ser imposible", concluyó.

El abogado de Castillejo, Dr. George Alexander Lorier, no descarta la posibilidad de ir a por el monstruo informático en busca de un resarcimiento para su cliente: "Gloria cayó inocentemente en la trampa de que Google es todopoderosa, perfecta, y eso le destruyó la vida, su presente y su futuro. Todo esto no le puede salir gratis a la empresa de Mountain View. Vamos a ir a por todo contra Google, bueno ahora Alphabet (se corrigió demostrando que ya estaba metido en el tema), en nombre de la justicia y el buen nombre de Gloria, por ellos empañado", sentenció.
Finalmente, quisimos conocer la opinión de Romualdo y Klaus sobre este tema. El señor Tute, visiblemente molesto, se limitó a responder que lo único que podía esperar Gloria de él, era la solicitud de divorcio. Por su parte, en entrevista telefónica, Klaus Victor Sârbu también fue muy escueto en su respuesta a nuestro pedido de conocer su visión de este insuceso: "da da daaaaa, foto, fotooo, fotoooo nuuuud", dijo y cortó.

Seguiremos informando.



Compartir

Buscar en Librumface