macriTras una breve pero intensa etapa de transición, llegó el día del traspaso de gobierno entre el asqueroso populismo de Cristina Fernández y el salvaje neoliberalismo personificado en el Ingeniero Mauricio Macri. Período donde abundaron los diálogos de profundo contenido ideológico, las coordinaciones necesarias, las presidencias cautelares, las calabazas y los bastones. Más allá de estas consideraciones trascendentes, existen una serie de medidas que el gobierno de Macri llevará a cabo en los próximos meses y de las que poco se ha dicho. A continuación, repasamos con ustedes tres de ellas:

Las cosas como no hay que llamarlas – Es intención del nuevo gobierno cambiarle el nombre a todas las instituciones, espacios, rutas, edificios, plazas, aeropuertos, galerías, shoppings y localidades que se llamen Néstor Kirchner. Macri apuesta a la participación ciudadana para llevar adelante tamaña empresa, y es por eso que se contará con una app para que la población haga llegar al Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios (encargado de la tarea) todo aquello que tenga el nombre del ex presidente argentino. También se dejó claro que esta medida no está animada por ningún espíritu revanchista y es por esta razón que los cambios se realizarán muy gradualmente, evitando ir más allá de los 200 elementos renombrados por mes.

Devolveme el Twitter – Tras conocerse que la cuenta de Twitter @CasaRosadaAR (oficial mientras los Kirchner estuvieron en el poder) no fue entregada al nuevo gobierno, se generó una gran indignación en Macri y sus allegados. A partir de esa actitud, según pudimos saber por fuentes cercanas a Cambiemos, el poder ejecutivo entrante iniciará por decreto las negociaciones para adquirir las cuentas @PinkHouse y @POTRA (President Of The República Argentina), ambas ya registradas. "¿Sabés lo que pueden hacer con @CasaRosadaAR? ¿Eh?", nos preguntó la fuente y no le contestamos.

Los billetes de $500 demorarán en salir – La importante inflación que vivió la Argentina en los últimos años hizo que los billetes de más alta denominación de ese país (100 pesos) resulten absolutamente incómodos para cualquier transacción actual de cierta importancia. Era intención del gobierno entrante emitir, en el menor tiempo posible, billetes de $500. Pero eso demorará bastante más de lo esperado porque el mandatario se enteró recientemente de que Cristina Fernández ya había puesto en marcha el proceso de impresión de millones de billetes de $678 con la cara de Néstor Kirchner. Detener esta producción, abrir una nueva licitación y hacer llegar al mercado los nuevos billetes de $500, llevará algunos meses más de lo inicialmente planificado.

Seguiremos informando.



Compartir

Buscar en Librumface