super“¿Desea colaborar con cinco pesos para mejorar nuestros ingresos?” puede ser una pregunta que cualquiera de nosotros escuchará en las cajas de los supermercados en breve. En efecto, la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU, por su sigla en español) se encuentra trabajando en una propuesta que presentará al gobierno a los efectos de habilitar las propinas como forma de mejorar los ingresos de sus empleados sin alterar la delicada estabilidad financiera de las llamadas grandes superficies. Conocedores de cuánto influye la culpa burguesa a la hora de colaborar con diferentes ONG’s y con el know-how necesario para que nadie se les escape a la hora de aportar, la ASU espera una recaudación que mejore sustancialmente los salarios de los dependientes.

Fuentes cercanas a la Asociación de Supermercados del Uruguay hicieron saber a este medio que la propuesta que solicita habilitar las propinas en cada compra que se realice en el supermercado está muy cerca de ser presentada al gobierno para su aprobación. La idea es extender las diferentes campañas que, generosamente, realizan las llamadas grandes superficies, pero en esta oportunidad el beneficio se aplicará a los propios empleados de la empresa, en pro de mejorar los magros ingresos que reciben (sin que se alteren los delicados márgenes de ganancia que estas empresas suelen tener).

ASU sólo está esperando ultimar algunos detalles con el gobierno para poner en marcha la campaña cuyo nombre aún no se ha dado a conocer (transcendió que la misma se llamaría “Ganá Ché”, pero no está confirmado). Concretamente, los dueños de supermercados necesitan una habilitación o decreto del gobierno para que el dinero que reciban los trabajadores por vía de la propina (intentarán que les llegue el 100% de lo recaudado) no lleven aportes patronales y puedan también ser descontados de los impuestos, como ocurre con las colaboraciones que (desinteresadamente) realizan a distintas asociaciones sin fines de lucro. “Si esto no sale, se nos complica. Los números ya nos darían, obligándonos a tener que despedir gente y nadie quiere que haya pérdida de fuentes de trabajo, ¿verdad?”, sentenció una de las fuentes consultadas, mientras Nelson Fernández asentía desde la cercana góndola de frutas y verduras.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Asesores de Lacalle Pou culpan a Salvador Amador del poco éxito de su campaña

Nicolás Maduro aportará pruebas que podrían dejar sin mundial a la selección uruguaya

Se profundiza la crisis: Suárez y el Tata González renunciarían a la selección uruguaya


Compartir

Buscar en Librumface