masturbado(Kigali, Ruanda, Agencia EPS) Un tribunal de Ruanda acaba de condenar a Jean Patrick Bembe (conocido onanista del barrio de Remera, en Kigali) a la pena de cinco años de prisión por genocidio en grado de tentativa. En efecto, la jueza que entendió en la causa de Bembe determinó que su práctica sexual autogestionaria destruyó la vida de millones de potenciales personas, de forma irresponsable y en reiteración real, lo que la llevó a dictar la pena antes mencionada. Se espera que Bembe apele el fallo pero, mientras eso no ocurre, deberá permanecer en la cárcel.

La primera persona en declarar su beneplácito por la sentencia, fue el abogado asignado a los espermatozoides, el Dr. Paul Haguirrike. En declaraciones al periódico Izuba Rirashe, el profesional expresó: “desde que tomé el caso no he podido dormir imaginándome la situación de esos pobres espermatozoides que en el último instante, descubren que su destino ya está sellado por la fuerza de la gravedad y el medio ambiente hostil. Es terrible”. Más adelante, en la misma entrevista, señaló: “yo pedí una sentencia de genocidio con el argumento de que se podía tomar de a dos los espermatozoides y formar un ADN completo, pero me hicieron ver que eso era biológicamente imposible y lo acepté”.

En el acta de sentencia, la jueza Mané Immaculée Okuku detalló los horrores vividos durante años por esos medios seres y que pretendía aplicar la ley de Dios además de la del hombre. “La manito 'ahí' sólo para hacer pichí”, figura en el documento. La defensa de Bembe planteará la apelación en los próximos días, pero las expectativas de éxito son escasas dada la tosudez de un anacrónico sistema judicial. Cosas que suceden solamente en Ruanda.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Exclusivo: ¡tenemos los audios de Wilmar Valdez!

MSP: “Que a la Lotería de Fin de Año se le siga llamando Gordo es un pésimo mensaje”

Tras el anuncio del retiro de Andrés Iniesta, el Barcelona va por Nicolás Lodeiro


Compartir