estadioAunque no está confirmado, era un secreto a voces que el popular cantante pop Justin Bieber tenía en agenda la posibilidad de incluir una fecha para Uruguay en su gira Purpose World Tour, antes de que las fans se le avejentaran y pasaran a escuchar música en serio. Distintas actividades en los lugares utilizados habitualmente para este tipo de megaeventos, llevaron a que el lugar elegido para el espectáculo fuera el flamante estadio del Club Atlético Peñarol, Campeón del Siglo. Sin embargo, un aviso al artista de que el estadio era “iettatore” (SIC) estaría complicando la concreción del evento. Hasta el momento no hay nada resuelto y una comisión de Peñarol está trabajando en las posibles causas de la mala fama de su estadio y su posible solución.

Poca trascendencia le dieron los dirigentes aurinegros a rumores que se hicieron virales en las redes sociales sobre la yeta que cierne sobre el flamante field de club. Más allá de los resultados deportivos adversos, nadie tomó en serio las diferentes publicaciones de Facebook que consignaban la presencia de un cementerio charrúa debajo de los cimientos del Campeón del Siglo, o los trece gatos negros enterrados por un trabajador hincha de Nacional que no recibió los aportes correspondientes por su tarea, en el círculo central (los gatos, la plata debería estar en el banco). Y todo podría haber continuado así de no ser por un aspecto absolutamente desconocido de Justin Bieber: el jamás se presenta en un lugar que esté maldito (según pudo saberse, suspendió un recital en Kuala Lumpur por una situación similar a esta).

Enterados de la situación, y negándose a cualquier posibilidad de perder un importante ingreso por el recital, el club carbonero designó una comisión que ya está trabajando en pos de desengualichar su principal templo. Hasta el momento, dicho grupo tiene las siguientes líneas de acción:

- Desarmar el estadio y montarlo en otro lugar. Esta opción tiene pocas posibilidades porque deja dudas de que se llegue a tiempo para el recital, aunque (como nos dijo un allegado) “si el Centenario se hizo en seis meses...”.

- Enterrar trece gatos blancos en el medio de la cancha. Dicen que los gatos blancos tienen un buen feng-shui y, junto a los supuestos gatos negros ya existentes, formarían el ying y el yang. La propuesta no cuenta con el apoyo de un integrante de la comisión pro animalista, que estaría a punto de ser expulsado si esta fuera la única solución.

- Apelar al conocido recurso utilizado por los futbolistas para “dar vuelta la pisada”. Esta posibilidad contaba con la aprobación de todos (inclusive el jugador Ramón Arias se habría ofrecido para ir al sacrificio)... hasta que se dieron cuenta de que debería ser el propio Justin el que debería realizar el acto, lo que resultaría casi imposible dado el poco margen de tiempo entre la llegada del cantante al país y el recital. A pesar de que se le explicó que era inviable, el Cachila Arias se sigue ofreciendo.

- Utilizar alguno de los 31.186 tutoriales mexicanos y españoles que hay en Youtube para exorcizar estadios de fútbol. Se descartarían aquellos que incluyan sacrificios animales (para evitar conflictos con la misma persona de la solución dos), lo que deja el número final de opciones en ocho.

De no prosperar ninguno de los proyectos antes detallados, la comisión sugiere un plan B: el mismo día del recital de Bieber, presentar en la previa a una comparsa lubola o a los muñecos gigantes (junto a Bolani y Drexler) y hacerle creer al cantante que esos son ritos habituales de purificación de espacios deportivos en nuestro país.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Un nuevo reconocimiento internacional a Mujica: la RAE admitirá “puédamos”

Habla el gran olvidado del video de Santa Teresa: "Todos me mintieron. Me dijeron que yo sólo filmaba un ratito"

Asesores de Lacalle Pou culpan a Salvador Amador del poco éxito de su campaña


Compartir

Buscar en Librumface