rusia2018(Nueva York, Estados Unidos, Agencia EPS) Tras conocerse el interés de la patria de Trump por organizar un mundial con selecciones que quedaron eliminadas de la justa deportiva de Rusia 2018, las repercusiones fueron cayendo como agua en una cascada. Hoy ya no se habla de si se realizará, o no, la justa paralela sino de cómo se logrará coordinar el evento lo más rápido posible para que las fechas de los partidos coincidan en uno y otro torneo. Se apuesta a obtener el sí de 32 selecciones, contándose desde ya con el anfitrión (los Estados Unidos) y con Chile que ya respondió a la invitación con un escueto: “El Mundial será dónde esté Chile. Por algo somos los bicampeones de América y de la China Cup”.

Italia, Holanda, Estados Unidos, Chile, Sudáfrica, Islas Feroe, poderosas escuadras que no estarán presentes en el mundial a realizarse en Rusia, no se merecían semejante desprecio de la FIFA (sobre todo los EE.UU. que no pueden darse el lujo de que países de su patio trasero, salvo México, se queden con un lugar que es de ellos). Y como todos saben, en chino crisis significa oportunidad, el periodista Andrew Joseph elevó a la Federación de Fútbol de los Estados Unidos (FFEEUU, por su sigla en español) una solicitud para organizar un mundial paralelo o mundial B por invitación. La respuesta afirmativa de la FFEEUU no se hizo esperar y envió consultas a las asociaciones más importantes del mundo futbolístico, recibiendo como única respuesta (hasta este momento) la ya mencionada de la federación chilena.

La idea es llevar este segundo mundial fecha en fecha en paralelo con el mundial original. La idea sería llamar Mundial al torneo, lo que no resultaría nada difícil debido a lo acostumbrados que están (los estadounidenses) a decirle “mundial” a cualquier cosa que organicen a nivel local. Esta suerte de “guerra fría” futbolera sería de tal magnitud que a cada partido del mundial ruso se correspondería con otro del mundial yankee.

Consultada una fuente, cercana a la Federación Chilena de Fútbol (ANFP, por su sigla en chileno) y generalmente bien informada, sobre la rápida aceptación de la propuesta para participar del Mundial B, respondió: “Aquí se trata de ser aperrado, weón, tení que entender. Si tení unos apitutados conchetumadre que pusieron los billullos para ir a Rusia, no nos vamos a quedar quieto nica. Que sepan estos pichiruchi que somos los bicampeones, merecemos respeto porque por donde pasamos no crece el pasto, ¿cachai weón? Rusia no valí callampa, la neta es en el norte. No nos van a achunchar”, concluyó (o algo así).

La organización de este torneo aún tiene que resolver cómo será trofeo que entregará a los campeones, no descartándose la posibilidad de que sean anillos enormes para cada jugador. En otro orden, también faltaría tramitar que los clubes estuvieran obligados a entregar los jugadores a sus selecciones, pero, dada la excelente relación entre la FIFA y los Estados Unidos, este hecho se da por descartado que se apruebe inmediatamente.

Finalmente, según pudimos saber, aún está pendiente una reunión entre Trump y Putin para saber si este último le da permiso a su colega para que lleve adelante el torneo (aunque no sepa de qué es el torneo).

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

Fundan en Perú la Primera Iglesia Mujicaniana del mundo

Primera sorpresa del mercado de pases: el Barcelona va por Nicolás Lodeiro

El estadio de Peñarol se techará si las mujeres aceptan no entrar por tres años

Compartir entrada en WhatsApp

Buscar en Librumface