buroveganosTodo surgió (como suele ocurrir en estos tiempos) a partir de un grupo de jovencitos entusiastas de las tendencias dictadas por los influencers (más conocidos como centenialls, por su traducción al inglés): el Buroveganismo o Veganismo Burocrático, un estilo de vida que rechaza el uso de productos y servicios que provengan de animales, sea para alimentos, vestimenta, medicamentos, cosméticos, transporte, experimentación, ayuda en el trabajo o entretenimiento, de lunes a viernes entre las 9 y las 18 horas (exceptuando los feriados no laborables). Esta tendencia, iniciada en España por el joven Andrés Fernández y Fernández, rápidamente alcanzó notoriedad mundial a través de las redes sociales y hoy tiene alcance global.

Consultado por este medio, Andrés Fernández y Fernández, dio más detalles de su proyecto de Buroveganismo: “es un estilo de vida más adaptada a estos tiempos. Para dónde mires hay burocracia, ¿por qué no instalarla en la forma de vivir y comer?”, afirmó mientras consumía una zanahoria por encontrarse dentro de su horario “vegano”, por decirlo de alguna manera.

¿Qué mensaje le deja a aquellas personas que dicen que lo que hacen ustedes no es veganismo? “Les diría que no los veo discutir con el mismo entusiasmo a los musulmanes cuando celebran el Ramadán y ayunan solamente durante el día. ¿Por qué su conducta es respetable y la nuestra no? O a los agnósticos, que se ubican a mitad de camino entre la fe y el ateísmo. Ah, ellos pueden y nosotros no. Perfecto”, sentenció Andrés mientras picaba un salamín y un poco de queso (hora 18:10).

¿En qué beneficia el Buroveganismo al mundo y a las personas? “Es interesante esa pregunta”, responde Fernández y Fernández en un claro gesto de querer ganar tiempo para armar una respuesta, “si tomamos como referencia las 168 horas de la semana y descontamos las 56 horas de sueño, nos quedan 112 horas. Si nosotros proponemos abstenernos de cualquier consumo animal entre las 9 y las 18 horas, reducimos más de un 40% la crueldad para con los animales y vivimos una vida más sana. Es muchísimo mejor que nada”, concluyó dejando, al lado de unas carpetas, la calculadora toda engrasada por culpa del salamín picado en el párrafo anterior.

¿Qué esperan para el futuro? “Podemos pensar en tres líneas de trabajo bien definidas. Una, ampliar nuestro movimiento al máximo. Dos, a pesar de ser un movimiento llevado adelante y acompañado por jóvenes, nos gustaría que las personas mayores tuvieran una dentadura postiza sin incisivos para utilizar solamente en el horario correspondiente”. Hace una pausa para terminar el café con leche y finalizó la frase: “y tres, lograr hacerle entender a los españoles que el jamón es parte de un animal y no se puede incluir en la dieta burovegana”.

Nos retiramos con varios formularios para una persona amiga que quería unirse al movimiento. Según pudimos saber, todo interesado debe llenar la forma 23 y entregarla en la sede central, oficina 4 (Madrid). Otra de las formas, la 35, debe ser llenada presencialmente en la oficina 18 del mismo local (8vo. piso, por escalera). La forma 92, que habilita a retirar la forma 72, debe ser enviada por correo a la sede de Mallorca, y una vez obtenida la forma 72, deberá ser llenada y entregada en la oficina 104 de la sede en Barcelona. “Veganos sí, burócratas también”, señaló Fernández y Fernández antes de retirarse.

Seguiremos informando.


LEA TAMBIEN...

“Puédamos Style”, el plan masón para llevar a Tabaré Vázquez a la presidencia

Por error, periodista extranjero cubría las elecciones en Paraguay desde Montevideo

A partir del mes de mayo, Luis Suárez podría volver al Nacional de Uruguay

Compartir entrada en WhatsApp